Como paso previo al plan de investigación e intervención del Conjunto Monumental fue necesaria la documentación geométrica exhaustiva de todo el Conjunto Monumental, actualizando la labor efectuada en el año 1999 por el Equipo de Documentación Arquitectónica de la Universidad del País Vasco. El objetivo final de esta tarea era poseer un registro topográfico en detalle del conjunto (castillo y poblado amurallado), con indicación de los restos arquitectónicos visibles y de los afloramientos naturales que sirvieron como defensas, de cara a referenciar en ellos los estudios arqueológicos o de cualquier otra naturaleza que se realicen sobre el conjunto. Al mismo tiempo suponía una base geométrica válida para el diseño de actuaciones encaminadas a la conservación, consolidación y puesta en valor del lugar.

Tanto el taquimétrico del poblado como la medición de las estructuras del castillo se realizaron mediante topografía clásica. Se descartó el uso de rectificación fotográfica para los alzados planos ya que se incrementaba el coste del trabajo excediendo el límite del presupuesto.